Noticias — 01 agosto 2017
Portugal promueve la comida sana

El Gobierno de Portugal ha emprendido este año una serie de medidas fácticas para luchar contra la epidemia global de obesidad y de enfermedades relacionadas con la mala alimentación. La primera decisión fue poner en marcha la llamada ‘fat-tax’, un impuesto sobre los refrescos que superan cierto nivel de edulcorantes, lo cual provocó el enfado del principal fabricante de bebidas. Pero esto no paró a Portugal que continúa tomando medidas para promover la comida sana. Desde abril todos los hospitales y centros de salud del país deben haber retirado los expendedores automáticos de comida con elevados niveles de sal, azúcar, grasas trans y bebidas con alcohol. Además, las aguas deberán colocarse en lugares más visibles y no en el rincón más bajo y oculto de la máquina.
También, el parlamento luso ha aprobado una proposición del partido ecologista, por la cual en todos los comedores públicos habrá disponible un menú vegetariano. La medida se va a extender a hospitales y escuelas, pero también a cualquier espacio de titularidad pública, sea un teatro, un asilo o una cárcel, todos deben ofrecer un menú que no contenga productos de origen animal. Por último, otra curiosa medida emprendida por Portugal contra el excesivo consumo de azúcar ha sido la de reducir el contenido de los azucarillos que se sirven con el café en cualquier establecimiento, de 8 a 5 gramos.

Artículos Relacionados

Compartir

Acerca del Autor

detodo

(0) Comentarios del Lector

Deja un comentario