Noticias — 01 abril 2013
Huertos urbanos en tejados

La mitad de la población mundial hoy en día vive ya en las ciudades. El coste de transportar alimentos desde las granjas rurales hasta las áreas urbanas puede suponer el 90% del margen de beneficio total, lo que significa que los precios en las ciudades son inaccesibles para los pobres. Los pobres urbanos no se limitan al Tercer Mundo: 50 millones de personas en los Estados Unidos, y unos 30 millones se estima en Europa, sufren de malnutrición. Por todo ello, la “agricultura urbana” – que supone alimento local y por tanto más barato – está demostrando ser vital a la hora de proveer seguridad alimentaria a nivel global. Sin embargo, la pregunta siempre ha sido cómo aplicar la agricultura a la ciudad de forma igualmente efectiva en climas más fríos.

Y en estas aparece Mohamed Haga, originalmente del Líbano pero ahora residente en el clima mucho más fresco de Montreal, Canadá. Mohamed se dio cuenta de que con invernaderos sobre los tejados se podría suministrar el alimento que necesita la ciudad, y a la vez regular la temperatura de los espacios que se encuentren debajo. Tras cuatro años de intensa investigación y planificación, su empresa ‘Lufa Farms’, lanzó el primer huerto en un tejado, adaptado incluso para soportar las implacables nevadas de un invierno canadiense, a la vez que se ajusta a las normas de construcción urbanas. Así nació un nuevo modelo agrícola que puede implementarse en todas las grandes ciudades, sin importar su clima. ‘Lufa Farms’ ahora suministra 1000 cestas de fruta y verdura fresca a la semana a gente del centro de la ciudad. Para complementar los pocos ingredientes que no puede suministrar un invernadero con escasa profundidad de tierra, Mohamed se ha asociado con granjas ecológicas urbanas.

Un estudio ha confirmado que este enfoque agrícola urbano genera alimentos libres de pesticidas y transgénicos, ocupando un espacio diez veces menor que una granja convencional. Además, supone multiplicar la productividad por diez, reducir a la octava parte el uso energético en transporte, reducir también los gastos energéticos del edificio en sí, y alcanzar la auto-suficiencia en agua al almacenar la lluvia – comparado con la agricultura convencional, que consume el 80% del agua potable utilizada en el mundo. Gracias al éxito de esta primera operación, Mohamed merecidamente recibió el ‘Premio a la Próxima Gene- ración’ de la Ciudad de Montreal en el 2011.

Artículos Relacionados

Compartir

Acerca del Autor

detodo

(0) Comentarios del Lector

Deja un comentario